lunes, 11 de junio de 2007

Gol de Bandera


Jugaban Municipal y Mannucci en el estadio de Chorrillos, mejor conocido como La Cancha de los Muertos, gracias al buen gusto de la comuna chorrillana de edificar un coloso deportivo sobre un camposanto.
Era la temporada 94 y Muni había armado un equipo nada despreciable: le había arrebatado a la “U” a Ronald Baroni, al cual se le sumaron luego Puchungo Yáñez, Cabezón Carmona y César Charún, entre otros. La campaña, de la mano de Challe, venía siendo redonda: de 8 partidos, habían ganado 7 y perdido 1, compartiendo el liderato con Cristal, a la postre campeón de aquel torneo y de los dos siguientes. Mannucci, dirigido por Julio César Uribe, empezaba a saborear el curso de derrotas que le terminarían facturando la baja.
El partido estaba empatado a cero y transcurría dentro de los cauces normales. Mientras en la cancha los jugadores atormentaban a los cadáveres del subsuelo con barridas y puntapiés, en tribuna el Cholo Sotil, que trabajaba por entonces en las divisiones menores del Mannucci, no se cansaba de alentar al equipo de la Franja, en una cabal demostración de que el profesionalismo jamás puede desbordar los linderos de la sensibilidad humana.
También era normal que seis hinchas ediles estuvieran apostados sobre el altísimo muro del lado sur, el cual delataba la ausencia de tribuna en aquel sector. Lo anormal era la inmensa bandera que se habían dado el trabajo de transportar hasta las alturas de su palco artificial, tan preferencial como riesgoso.
Debajo de aquel muro se encontraba sobre los 28 minutos del segundo tiempo Óscar Ibáñez defendiendo el arco trujillano. La Chancha Besada, robusto delantero de Municipal cuyo apelativo está de más comentar, se proyectaba por izquierda decidido a sacar un centro al área. Por algún extraño patrón osmótico, el andar desacertado de Besada se proyectó en la psiquis de uno de los hinchas, que, efectuando alguna maniobra imprudente, dejó caer la bandera desde las alturas, empezando esta a flamear libérrima dentro del pórtico. Se suscitó entonces una coincidencia más: Besada contravino el transcurso habitual de su carrera deportiva y dio un buen servicio al área, llegando preciso Alfredo Carmona para reventar el arco. El balón traspasó apenas la línea, rebotó en la bandera y regresó al campo de juego. Once manos trujillanas se levantaron para reclamar una situación no contemplada por reglamento de fútbol alguno. Posiblemente el árbitro Alberto Tejada preguntó para sus adentros por qué siempre le tocaba a él tomar las decisiones más jodidas y, acto seguido, convalidó el gol.
Al tiempo que la bandera ascendía y regresaba discretamente a su lugar habitual, los jugadores de Municipal defendían con uñas y dientes el triunfo, la punta y el azar.
Culminado el partido con el 1-0, los dirigentes trujillanos levantaron la voz exigiendo la inmediata anulación del partido por la intervención no solicitada de la bandera.
Uribe, más conocedor de las ironías del destino, se limitó a reconocer la derrota de su equipo, aplaudiendo el trabajo de Tejada y de los 22 jugadores en la cancha, no pudiendo contenerse, sin embargo, a dejar una frase para la posteridad: “Este ha sido el partido más higiénico del campeonato”.
No obstante, la justicia puede tardar, pero cuando llega es inclemente. La semana siguiente Municipal perdió la punta tras caer 3-1 en Sullana y, hasta la fecha, jamás ha vuelto a ubicarse como líder de algún campeonato de Primera División.
Si alguna maldición suscitó o no aquella bandera, es tarea que corresponde a investigadores más acuciosos. No es política de este blog cuestionar los mandatos divinos.

FICHA DEL PARTIDO:

Sábado 28 de Mayo de 1994
Estadio Municipal de Chorrillos
9na Fecha del Descentralizado 1994
MUNICIPAL (1): Purizaga; Charún, Cáceda, Pedraglio, Vidales; Jiménez, Lobatón (Rodríguez), Carmona, Yáñez; Aservi (Eugenio La Rosa), Besada. DT: Roberto Challe
MANNUCCI (0): Ibáñez; Fajardo, Mendoza, Flores, Medina; Zapata, Takayama, Redher (Cavero), Chávez (Loyola); Franco Navarro, Arias. DT: Julio César Uribe
Árbitro: Alberto Tejada
Asistencia: 4,563 espectadores
Recaudación: S/. 25,390
Gol: Alfredo Carmona 28’ST (DM)
(Imágenes tomadas de El Bocón)

5 comentarios:

Mixailis dijo...

Yo soy trujillano y con 12 años estuve en el partido, justo estaba en Lima con mi viejo y lo forcé a que me llevara hasta Chorrillos sólo para ver a mi amado y sufrido Mannucci. Curiosamente también estuve en el partido de vuelta en Trujillo que acabó con idéntico resultado gracias a un cabezazo de Mario Sciaqua. Ese día cuando se jugaba el primer tiempo las luces del Mansiche (primer estadio de fuera de Lima en el que se jugaba por la noche) fallaron y los espectadores estuvimos aproximadamente media hora totalmente a ciegas. Si después de ese partido en Chorrillos Muni no volvió a la punta, esa seguidilla de derrotas para Mannucci fueron el presagio de una debacle de la que no se recupera hasta ahora pues no volvió a la profesional. Gracias por publicar este artículo y hacerme recordar aquella anécdota de mi niñez muchos años después desde aquí, Madrid.

Anónimo dijo...

Manucci debería ser el representante de Trujillo en 1era. pero que pena que nadie quiera intentar hacerlo volver a la profesional. Me gustan los equipos históricos del fútbol peruano y me da cólera que equipos como César Vallejo estén jugando en el Descentralizado.,

Anónimo dijo...

FUERZA MANNUCCI, que pena un año tan duro como el 94, todo empezaba muy bien y terminó pésimo y con "perlas" características como esta... entro? no entró? iba al palo? ese año nos expulsaban jugadores en los primeros minutos de los partidos, las cosas salieron muy mal pero ahi estamos los hinchas de verdad con nuestro querido Mannucci .
visiten su web www.camannucci.com

rrv dijo...

el balon si iba al arco. Yo vi este partido por Global TV, y lo que paso fue que por el viento se levanta la banderola justo al momento del remate de Carmona, asi que da la impresion (a primera vista) de no entrar totalmente.

Anónimo dijo...

Yo estuve ese día en la Cancha de Los Muertos, fue recontrallamativo lo que sucedió, con mi enamorada nos reíamos de la situación. Después, ya por TV, en Goles en Acción pude ver con detenimiento la jugada.

Lucho T.